Este es el blog de la asociación Autonomía y Bienvivir, no dejes de visitar nuestra página web, para conocer nuestro ideario: Visitar página web

lunes, 18 de diciembre de 2017

15 libros de 2017 para una perspectiva en el bienvivir (5 de ellos descargables gratuitamente)

“El libro es fuerza, es valor, es poder, es alimento: antorcha del pensamiento y manantial del amor.” Rubén Darío

“La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en el que el libro habla y el alma contesta.” André Maurois

 “Hay un libro abierto siempre para todos los ojos: la naturaleza.” Jean Jacques Rousseau

Continuando con las listas de libros del bienvivir de los años 2015 y del 2016, hago balance, en este artículo, seleccionando algunos de los libros publicados en 2017 en español que he podido leer este año. Con esta propuesta quiero presentar alguno de los libros que, desde mi punto de vista, encajan en esa construcción triple del bienvivir; personas más satisfechas con su vida, conviviendo en una sociedad más sana y minimizando el perjuicio al Planeta que nos sustenta ahora y en el futuro.

El marco que utilizaré para comentar los libros será el de la perspectiva, definida esta según una de las múltiples acepciones que ofrece la RAE: “Visión, considerada en principio más ajustada a la realidad, que viene favorecida por la observación ya distante, espacial o temporalmente, de cualquier hecho o fenómeno.”  Además de tomar esa distancia temporal y espacial, me apoyaré, también, en ese marco tan perspicaz que Carlo Cipolla, historiador económico italiano, nos ofrecía con su teoría de la estupidez.

               -Subespecies del Homo Sapiens a partir de la teoría de la estupidez de Carlo Cipolla

A través de su teoría de la estupidez, podemos vislumbrar, no sólo lo que hay que evitar, la estupidez, sino lo contrario, a donde deberíamos acercarnos, hacia la inteligencia o sabiduría. Se trata de esa inteligencia con sabiduría que vamos desarrollando durante nuestro crecimiento personal y que al final ponemos en práctica no sólo para nuestros propios fines, sino también beneficiando a los demás, o más bien no perjudicándolos. Así mismo, añado, por si no está implícito en ese marco, que esa subespecie del homo sapiens, la del homo sapiens sapiens procura también minimizar en lo posible el daño al Planeta puesto que sabe que vive en él. Sería realmente de estúpidos, como dice el refranero, tirar piedras sobre su propio tejado. Sin embargo, vemos que cada año el día en el que se sobrepasa la capacidad del planeta llega antes. Es decir, el punto entre lo que consumimos y lo que es capaz de regenerar la Tierra ocurre antes. Este año el día de la sobrecapacidad de la Tierra fue el 2 de agosto.

Año 2017   `--------    2 de agosto
Año 2016    --------    8 de agosto
Año 2010    --------    21 de agosto
Año 2005    --------    20 de octubre
Año 2000    --------    1 de noviembre 
Año 1995    --------    21 de noviembre
Año 1990    --------    7 de diciembre

En conjunto, podemos ver que somos estúpidos y realmente estamos tirando piedras sobre nuestro tejado, la Tierra en la que vivimos. Luego dependiendo de la responsabilidad de cada uno de nosotros y de nuestros actos, existen diferentes gradientes de estupidez según el menor o mayor daño ocasionado.

En resumen, los cambios de perspectiva nos permiten observar la realidad desde otros puntos de vista. Si esos puntos de vista nos descubren la estupidez con la que actuamos o quizás lo incauto o desgraciados que nos hacen esos comportamientos o simplemente,  empezamos a empatizar con aquellos a los que perjudicamos, es muy posible que estemos dando un paso hacia acciones que originen cambios. En estos libros encontrarás nuevas perspectivas inteligentes o sabias sobre el bienvivir así como posibles ideas, propuestas o acciones que te inspirarán para dar esos pasos.

Por último, al final del artículo, se halla el foro para los comentarios de los lectores que quieran aportar algún libro publicado en este 2017 que hayan leído y que pueda ofrecer un panorama novedoso e inteligente para beneficiarnos a todos.


Educación Ecosocial. Cómo educar frente a la crisis ecológica (varios autores)


Esta obra global, traducida posiblemente a más de 30 idiomas, realizada por un equipo de investigadores a través del Worldwatch Institute, se puede decir que es un compendio que nos da una gran perspectiva de “la situación del mundo” tal como ellos lo describen cada año. Este año el tema se enfoca en la “educación ecosocial” que era el principal marco con el que describía los libros de 2016 para el bienvivir. Sin lugar a dudas, toda esa inteligencia colectiva de los autores aunada en esta obra, da un análisis de la realidad lo más aproximada posible por las múltiples perspectivas para describir ese elefante entre tantos ciegos. Para mí es una obra esencial para todo educador o persona interesada en educación. Aquí se hallarán múltiples tendencias educativas, inspiraciones para crear cambios en el sistema educativo y con mucha probabilidad, un ahorro de tiempo para no reinventar la rueda. Como afirma en el texto, Erik Assadourian, director del proyecto EarthEd en Worldwatch, deben surgir muchas prioridades educativas nuevas, entre ellas conocimiento sobre ecología, educación moral, pensamiento sistémico y pensamientos crítico, por citar algunas. Los principios para esa Educación Ecosocial, o Fundamentos de la Tierra, se sustentan en seis premisas amplias:

-nuestra dependencia de la Tierra,
-la interdependencia con las demás personas,
-la necesidad de desarrollar la creatividad en los estudiantes para solventar los desafíos complejos que tenemos,
-un aprendizaje profundo, especialmente, enfocado en el pensamiento sistémico y crítico, 
-la necesidad de una capacitación o aprendizaje de habilidades para la vida en este planeta tan cambiante últimamente
- un liderazgo centrado en la Tierra.

Como afirmaba este titular de un periódico sobre la presentación del libro en España, “La especie humana es la única que se educa en contra de su supervivencia” y con el trasfondo del marco de Cipolla, se podría decir que deberíamos dejar de ser personas tan estúpidas, homo sapiens stupidus, y tomar un enfoque que nos desarolle para ser personas inteligentes, homo sapiens sapiens.

Otra educación es posible. Una introducción a las pedagogías alternativas de Almudena García


Siguiendo con el tema educativo, nos encontramos con otro libro que principalmente describe las diferentes perspectivas pedagógicas “alternativas”, “activas”, “innovadoras” o de “nueva educación". Como afirma Almudena García, esa etiqueta que se pone a esas pedagogías tiene su controversia porque no se puede poner con un solo nombre a unas pedagogías que se contraponen a las corrientes principales. Ellas también tienen diferencias entre ellas mismas. Y de eso trata el libro, de exponerlas, describirlas, de resaltar sus puntos fuertes y débiles, sus luces y sus sombras. Uno de los objetivos del libro es fomentar un diálogo entre esas perspectivas. Quizás por un lado surjan autocríticas y, por otro lado, otros se quiten prejuicios hacia lo diferente. A partir de su interés por otro tipo de educación, Almudena García tuvo la ocurrencia activa de poner en el mapa, con su directorio ludus, las diferentes corrientes pedagógicas que se dan en España. A partir de ahí, surge después este libro donde en el fondo yo intuyo una necesidad de educarnos en ser realmente inteligentes frente a nuestra cierta candidez, estupidez o maldad que se refleja en la sociedad y por ende en el sistema educativo principal que lo mantiene. Aquí, os dejo el enlace para leer las primeras páginas del libro y, quizás, pasar el umbral para curiosear sobre otros aspectos de la educación.

Liberar el potencial de las Comunidades Urbanas. Estudio del caso de dieciséis ciudades del aprendizaje de UNESCO (descargable completamente aquí)


Los cambios tan rápidos a nivel de conocimiento hacen que todas las personas necesitemos un aprendizaje permanente a lo largo de nuestra vida para adaptarnos a ellos. La UNESCO define ciudades de aprendizaje como aquellas que: movilizan de un modo efectivo sus recursos en todos los sectores para la promoción de un aprendizaje inclusivo desde la educación básica a la superior; revitalizan el aprendizaje en las familias y las comunidades, facilita el aprendizaje para y en el lugar de trabajo; amplían el uso de modernas tecnologías de aprendizaje; mejoran la calidad y la excelencia en el aprendizaje; y fomentan una cultura de aprendizaje durante toda la vida. En este libro se recopilan los estudios de dieciséis ciudades del aprendizaje que han sido premiadas por la UNESCO. Debido a que más de la población mundial vive ya en ciudades y estas por sus prácticas no son sostenibles, es necesario que dentro de estas se libere su potencial de transformación. La Red Mundial de Ciudades de Aprendizaje (GNLC por sus siglas en inglés) ayuda a liberar su potencial de transformación y contribuye a los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), especialmente al logro de los objetivos 4 (“Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”) y 11 (“Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”). A través del estudio de los casos, uno puede inspirarse para intentar traer a sus ciudades algunas de las mejores prácticas que se dan. Si somos realmente sabios, muchas veces es mejor no reinventar la rueda, con su consiguiente desgaste energético y de tiempo y colaborar con otros que ya la han inventado. Las relaciones de cooperación nos transforman de una manera exponencial.

Teoría de la Creatividad, Eclosíon, gloria y miseria de las ideas de Jorge Wagensberg


Leer los libros que escribe Jorge Wagensberg es un disfrute para la mente y el corazón, ejerciendo además cierta inspiración para actuar. Para mí, es uno de los mejores divulgadores científicos en lengua castellana. Después de estas loas, vayamos a la esencia del libro. Como bien se afirmaba el libro de “Educacion Ecosocial” entre sus seis axiomas, hay una necesidad de desarrollar la creatividad como herramienta educativa para intentar solventar los problemas complejos que nos atañen. En otros artículos que he escrito en este blog, he resaltado la creatividad como una de las habilidades para una educación en el siglo XXI junto con la curiosidad, la iniciativa, el pensamiento multidisciplinar y la empatía, con la consiguiente ventaja de que son habilidades que una misma máquina no puede desarrollar conjuntamente tan bien como los humanos. El libro de Wagensberg es un compendio intelectual con numerosos ejemplos que nos emocionan. No hallaremos técnicas para ser más creativos, hay otros libros para ello, sino que va a los fundamentos de la creatividad, desarrollando lo que él expresa como una teoría de la creatividad. Con ello no quiero decir que no podamos ser más creativos al viajar a través de su lectura, todo lo contrario, encontraremos la esencia de la creatividad en esas ideas que nos pueden inspirar para desarrollarnos en el bienvivir inteligente del homo sapiens sapiens. ¿De qué nos serviría ser creativos y crear algo que nos perjudique como especie? Como menciona Wagensberg con esto logo, lo que necesitamos es "pensar para comprender, comprender para cambiar y cambiar para vivir." En ese mundo de las ideas no todas son iguales, Wagensberg las clasifica en cuatro grandes familias; Ideas para pensar el mundo, aquellas que nos hacen intentar distinguir el ruido de la información, ideas para comprender el mundo, aquellas que nos hace intentar distinguir lo verdadero de lo falso, ideas para cambiar el mundo, para intentar distinguir lo útil de lo inútil, y finalmente, las ideas para vivir el mundo para intentar distinguir lo bueno de lo malo. Dejo aquí también el enlace a las primeras páginas del libro para tomar un pequeño baño en esa triada del conocimiento, el arte y la moral que Wagensberg sabe realmente integrar en sus libros.

Utopía para realistas. A favor de la renta básica universal, la semana laboral de 15 horas y un mundo sin fronteras de Rutger Bregman


Decía Wagensberg en el libro anterior que una paradoja es un síntoma de que está faltando una idea. En este libro Bregman observa ciertas paradojas que implican, según lo anterior, el surgimiento de ideas, de esas ideas para cambiar el mundo. Son esas paradojas que Bregman se encuentra entre, por ejemplo, estas preguntas “¿Por qué trabajamos cada vez más desde la década de 1980, a pesar de ser más ricos que nunca? ¿Por qué hay millones de personas viviendo en la pobreza cuando somos más que suficientemente ricos para erradicarla para siempre? ¿Y por qué más del 60% de nuestros ingresos dependen del país donde por casualidad hemos nacido?” De sus reflexiones e investigación histórica obtiene esas tres ideas radicales, renta básica universal, 15 horas de semana laboral y un mundo sin fronteras. Son ideas utópicas como enmarca Rutger con la cita de Oscar Wilde:

“Un mapa del mundo que no incluya Utopía no es digno de consultarse, pues carece del único país en el que la humanidad siempre acaba desembarcando. Y cuando lo hace, otea el horizonte y al descubrir un país mejor, zarpa de nuevo. El progreso es la realización de Utopías.”

Pero del mismo modo que otras utopías históricas, como el “cese de la esclavitud” o el “voto de las mujeres”, que han llegado a buen puerto. ¿Por qué no estas tres que él propone? Ya hemos utilizado en este blog la ventana de Overton como metáfora, donde visualizamos ideas políticas según su grado de aceptación (impensables, radicales, aceptables, sensatas, populares y políticas). Así que, estas tres ideas, que parecen tan radicales, pueden moverse hacia el rango de políticas como en siglos pasado se movieron las ideas radicales de abolir la esclavitud o dar el voto a las mujeres. Pero en el fondo, lo que sostiene principalmente ese statu quo, es nuestro comportamiento de homo sapiens malvadus, beneficios para nosotros mismos y perjuicios para los demás. Puedes leer el primer capítulo del libro aquí.

Making by Hacking: Citizens of change creating the future now de la Fundación Cibervoluntarios (descargable completamente aquí)


Otra forma de inspirarse en otros enfoques, como en el libro anterior, es a través de este libro que está escrito en español y en inglés. En ella encontraremos esas ideas para cambiar el mundo, que mencionaba Wagensberg, pero, con un componente de acción. La tecnología será el eje que los una. En sí, la tecnología no es buena ni mala, sino que depende de cómo la utilizamos, qué valores ponemos detrás. En este caso, como se menciona en el prólogo del libro, la tecnología:

“nos ayuda a desconstruir lo establecido para crear algo nuevo de forma disruptiva. Da lo mismo el ámbito. No importa si hablamos de educación, smartcities, ciencia, salud, participación… se trata de la forma de ser conscientes, de afrontar las necesidades existentes, ya no tanto para generar negocio sino más bien para generar transformación social, para convertirlas en oportunidades, hackear lo establecido para construir de forma abierta, transparente, ética, sostenible e inclusiva.”

Las entrevistas de vida a cada uno de estas personas, que con nuevos puntos de vista intentan cambiar el mundo, no sólo nos muestran sus ideas en acción, sino incluso la paradoja que mencionaba Wagensber, aquella que tocó a cada uno de ellos para pensar en esas “nuevas” ideas.

Tu consumo puede cambiar el mundo. El poder de tus elecciones responsables, conscientes y críticas de Brenda Chávez


Si no podemos emprender para realizar esos proyectos sociales y solidarios expuestos en el libro anterior, hay algo que siempre tenemos opción de hacer, comportarnos como consumidores responsables y conscientes. Este libro con muchísima información sobre diferentes ámbitos de consumo, como la alimentación, la moda, los productos de belleza, la vivienda, el trasporte, la energía, la salud, la banca o la infancia, traslada ese poder a tus decisiones habituales de compra. Si bien el voto político se suele hacer cada cuatro años, el voto económico se hace todos los días y éste, bien grano a grano, o bien con masivas respuestas, como puede ser un boicot, han influido y siguen influyendo en diversos aspectos que atentan nuestro bienvivir. Además de contarnos lo que se mueve detrás de cada uno de esos ámbitos y que no vemos cuando compramos, Brenda nos ofrece unas micro guías para aplicarlo en nuestra vida. Una ampliación de esas guías está en la página web del libro y también en la de la autora, que ella frecuentemente actualiza. Como un ejemplo, para que podamos observar este nuevo panorama, esta es la micro guía sobre la alimentación. Si queréis ser conscientes del pequeño poder que unido puede amplificarse, aquí, tenéis las primeras páginas del libro.


Manual de remedios literarios. Cómo curarnos con libros de Ella Berthoud y Susan Elderkin


También desde una perspectiva más personal e individual nos viene una práctica que probablemente se haya utilizado a lo largo de la historia, consciente o inconscientemente, bien a través de la lectura o bien a través de contadores de historias cuando no se sabía leer, pero que ahora salta a nuestra vista cuando se lo nombra propiamente, la biblioterapia. Las autoras definen la biblioterapia como la prescripción de novelas para las dolencias de la vida. A través de una guía alfabética, con amplios comentarios, nos recetan diferentes libros para intentar calmar los diferentes males físicos, emocionales, intelectuales o espirituales que nos acontecen en esta modernidad. No está mal tampoco sumergirse en la lectura de ficción, en ese arte que grandes escritores han dominado a la perfección. Como dicen Ella y Susan, las novelas tienen la capacidad de transportarte a otra vida y hacerte ver el mundo desde otra perspectiva. Y ahí están muchas de las claves para cualquier cambio, la de atreverse a dar un paso o la de que te guíen a darlo y poder ver el mundo desde otro punto de vista. Saliendo desde nuestra burbuja personal, observando, dialogando podemos llegar a comprender que no sólo existe nuestra perspectiva, por la que regimos nuestras acciones, sino otras que pueden inspirarnos a cambiar o en el caso de este libro a sanar nuestras dolencias. Aquí, podéis leer las primeras páginas del libro.

Mi gran familia europea. Los primeros 54.000 años. Una historia de la humanidad de Karin Bojs


Los avances científico-tecnológicos, en este caso los de la genética, a través de la posibilidad de rastrear a través de la historia los genes de cualquier individuo, tienen cierta implicación en la perspectiva de la persona que lo realiza. Aunque Karin, como muestra en esta entrevista, prefiere centrarse en los temas científicos, no se puede obviar la relación que tiene con temas políticos que pueden implicar a la raza, a la inmigración, a la cultura etc. La autora realiza ese viaje a través de tres ramas genéticas diferentes de sus antepasados y nos va relatando la historia de los europeos desde hace 54.000 años. Como cualquier viaje que hagamos hacia sitios desconocidos, como comentaba en el artículos sobre un paseo a través del tiempo, a nuestro regreso, consciente o inconscientemente, hemos cambiado. Ya lo decía Mark Twain “Viajar es un ejercicio con consecuencia fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. Al finalizar este apasionante libro, uno empatiza con la historia de todas esas personas que nos precedieron, para sentir propiamente que todos somos una familia europea o mejor dicho una familia mundial. Esta nueva perspectiva experimentada debería reducir nuestros instintos agresivos hacia los demás, bien que sea nuestro misma región, país o continente. Además, esa experiencia común también debería incidir en incrementar la búsqueda por una mejor convivencia, uno de los tres pilares sistémicos del bienvivir. Aquí, podéis dar el primer paso y ver el primer capítulo hacia ese viaje familiar a través de la historia.

La gran aventura humana: pasado presente y futuro del mono desnudo de Miguel Brieva


Sin dejar esa metáfora tan universal del viaje, nos adentramos en este otro viaje del mono desnudo, nuestro homo sapiens, no sólo al pasado, sino a lo que estamos viviendo y a lo que se puede vivir. Miguel Brieva con sus viñetas llenas de humor e ironía, nos enseñará, lo que creo que son. las características de ese homo sapiens incautus, homo sapiens stupidus, homo sapiens malvadus expresados en el marco del principio. Dejando para el final, bien ese homo sapiens sapiens utópico del futuro o bien un futuro distópico con las tres subespecies anteriores. Si el viaje cambia perspectivas, el humor es otra herramienta que también nos transforma nuestros enfoques. No tengo dudas de que este libro es un auténtico regalo ya que esa doble perspectiva viaje, en su narrativa, y humor, en sus viñetas, más el añadido de textos reflexivos y humorísticos, llenos de metáforas, paradojas, aforismos y poesía, nos eleva para intentar comprender este mundo. Y de ahí, a un paso de, quizás, poder cambiarlo. Aquí está el enlace a la web oficial de Brieva donde encontraréis algunas de las caricaturas que ha realizado a lo largo de su carrera, de las cuales, algunas ha seleccionado para el libro propuesto.

Homo Cooperans 2.0. Por una economía colaborativa desde el cooperativismo de Matthieu Lietaert


Ya hemos hablado de este libro en un artículo especial sobre él, (aquí pueden ver un amplio resumen), por lo que lo enmarcaré a través del marco de la inteligencia o estupidez del gráfico del principio. No tengo dudas que el homo Cooperans 2.0 pertenece a ese homo sapiens sapiens, ya que su preocupación no sólo es beneficiarse a sí mismo sino beneficiar a los demás o por los menos a su grupo de pertenencia que bien podría ser local o global. Así mismo, inteligentemente, Matthieu nos ofrece lo que cree es la fórmula del exceso, la cual también se podría nombrar como  fórmula del malvivir o fórmula de la estupidez humana. Esta estupidez que ha tenido una gran influencia para traernos esta crisis sistémica que afecta a los individuos, a la sociedad y al Planeta:

Crecimiento ilimitado = (consumismo x híper-individualismo) publicidad
Ese malvivir y estupidez, intuía que se parecía a una posible fórmula del apocalipsis cabalgando con sus cuatro jinetes:     Muerte = (Victoria x Guerra) Hambre.
Si añadimos lo que decía el gran economista y pensador sistémico Kenneth Boulding; “Aquel que crea que un crecimiento exponencial puede continuar hasta el infinito en un mundo finito es un loco, o bien un economista”, tendremos que un exceso de crecimiento nos lleva en dirección a la muerte. Todo esto lo estamos viendo con la victoria del homo consumens, del homo economicus, sobre el homo socialis y el homo cooperans en una guerra individualizada, darwiniana, en el que cada palo aguanta su vela. Finalmente, la guinda la pone el exceso de comunicación publicitaria, que enmarca nuestros deseos en una cultura insaciable, con un hambre exponencial de querer más y más. Ante esta fórmula del exceso que también se podría llamar la fórmula del malvivir que nos perjudica a todos como estúpidos, propongo esta fórmula doble del bienvivir inteligente, alter-ego de las anteriores:

Medio Ambiente = (Bienestar Responsable x Derechos Globales) Ética Global
Existencia = (Realización Humana x Convivencia) Consciencia

Nuestra existencia depende del Medio Ambiente (Planeta) y para ello se requiere una buena convivencia entre todas las culturas y entre todo tipo organizaciones (globales y locales) que en él se dan y que viene marcada por unos derechos Globales que funcionen. Así como existen derechos, existe su alter-ego, las responsabilidades. A nivel individual se deberían conjugar éstas con el desarrollo de las necesidades y capacidades de cada individuo. Finalmente, la principal palanca de apoyo, que en pensamiento dinámico viene a ser el lugar donde el mínimo esfuerzo da la mejora más significativa y sostenible para el sistema, sería el despertar moral. En el caso de las fórmulas anteriores, tendríamos la consciencia o la ética GlobalAquí, podéis leer las primeras páginas del libro.

Alternativas Sistémicas: Vivir bien, decrecimiento, bienes comunes, eco-feminismo, derechos de la Madre Tierra y desglobalización (varios autores) (descargable completamente aquí)

Este libro para la reflexión, estudio y comprensión nos ofrece 6 diferentes perspectivas para el futuro. Estas intentan abrirse paso entre la principal visión que rige el mundo, la perspectiva capitalista con la búsqueda incesante de ganancias a expensas del planeta (nuestra existencia) y la humanidad (nuestra convivencia). No sólo el capitalismo ha sido un factor importante de la crisis sistémica que padecemos, sino que, a este, se le pueden añadir el extractivismo, el productivismo y el patriarcado. Navegando a través de esas seis diferentes perspectivas, podemos hacer un viaje histórico sobre su origen, sus planteamientos, sus fortalezas y sus debilidades. Son puntos de vista hacia un bienvivir en el sentido de dañar lo mínimo al planeta y beneficiar inclusivamente a todos sus habitantes. Aunque como afirman en la introducción ninguna de ellas por sí sola podrá solventar esa crisis sistémica.
“Ninguna de las propuestas, ni el Vivir Bien, ni el decrecimiento, ni el ecofeminismo, ni la desglobalización, ni los derechos de la Madre Tierra, ni los comunes, pueden enfrentar solas satisfactoriamente la crisis sistémica. Todas estas propuestas y muchas otras más necesitan complementarse para forjar alternativas sistémicas. Complementarse quiere decir completarse. Articularse para forjar un todo que dé respuesta a la complejidad del problema que tenemos planteado. Aprender de la otra visión, verse a través de los postulados de la otra propuesta, descubrir las fortalezas ajenas, explorar las debilidades y vacíos comunes y sobre todo pensar en función de cómo completarse en algo superior.”

Comunicar la esperanza. Camino al Buen (con) Vivir de Humberto Vandenbulcke (descargable completamente aquí)


La asociación Latinoamericana de educación radiofónica (ALER) nos deja este hermoso libro que busca profundizar la reflexión sobre la educación y comunicación de la vida para desafiar ese orden dominante, que como se comentaba en el libro de Alternativas Sistémicas, impone el capitalismo depredador y patriarcal. Las bases de ese paradigma del Buen Vivir, según ALER, implican “un nuevo orden alternativo al desarrollo, que recupera o re-significa la ética, la reciprocidad, la democracia, la participación, la ecología como las raíces principales de la nueva convivencia humana en armonía con la madre naturaleza.” En esta época en la que la mayor parte de los medios de comunicación pertenecen a una minoría y ofrecen una información parecida basada en el actual paradigma, es interesante escuchar otras perspectivas. Es en esta publicación donde se describe y analiza los caminos recorridos por las diferentes socias en ALER, además de enseñar otras iniciativas que pueden inspirar procesos de innovación y cambio hacia esa perspectiva del Buen Vivir.

Diseño en permacultura: una guía práctica del proceso paso a paso de Aranya

Este es un libro muy concreto en lo práctico ya que nos guía en el diseño para crear hábitats humanos. Sin embargo, además del proceso artístico de esa creación, no podemos obviar el trasfondo filosófico o científico que está detrás de la práctica de permacultura. Esta se basa en los principios éticos del cuidado de la Tierra, cuidado de las personas y la redistribución justa de los excedentes. Si hay una necesidad de solucionar las crisis sistémicas y para ello es necesario un pensamiento sistémico, la permacultura ofrece muchos de esos recursos del pensamiento sistémico. Además, si nos fijamos en las 6 premisas que parten de esos principios para una “Educación Ecosocial” que vimos en el primer libro de esta lista, podemos comprobar como la permacultura puede cumplirlas fácilmente. Por último, estamos viendo y nos alegramos por ello, que en temas educativos muchos colegios han creado su propio huerto urbano. Sin embargo, para una educación más sistémica y más inteligente, la creación de esos huertos urbanos podría dar un paso más y convertirse en un proyecto de permacultura que los abrace para transmitir ese pensamiento sistémico. Aquí, nos cuenta Ecoluciona, esa experiencia real que se da un proyecto de permacultura en un colegio de Málaga.

Medio Planeta. La lucha por las tierras salvajes en la era de la sexta extinción de Edward O. Wilson


El biólogo Edward Wilson, uno de los grandes científicos de la historia, deja su impronta en este maravilloso libro transmitiendo su pasión por la Naturaleza y una posible solución hacia el problema de la altísima velocidad de pérdida de biodiversidad. En el fondo, esta pérdida también se conecta con los problemas de la existencia humana. De un modo parecido al de Stephan Harding, con su caminata a través del tiempo donde nos impresionaba sobre el lugar que el ser humano ocupaba en la historia del universo, Wilson no los transfiere a través de las páginas de este libro. Es un viaje y un canto a la diversidad.  Se da una curiosa paradoja sobre el conocimiento de la biodiversidad, por un lado, millones de especies han desaparecido durante ese viaje evolutivo de la vida desde aquellas primeras bacterias hasta antes de la aparición de los humanos. Por otro lado, todavía desconocemos el 80% de las que ahora existen mientras el resto de las que conocemos se van extinguiendo a una velocidad impresionante. Al finalizar el libro, uno no puede mirar o sentir la biosfera de la misma forma. Somos interdependientes. La solución que propone es dejar, como mínimo, la mitad del planeta reservado a la Naturaleza en diferentes áreas naturales a lo largo y ancho del planeta. En lugar de eso, critica que todavía se tiene todavía la perspectiva de control, de que el ingenio humano es superior y puede solucionarlo todo y ante esa “sabiduría estúpida” humana se pregunta. “¿Es posible que una especie inteligente maneje el planeta como si fuera una nave espacial? Sin duda seríamos estúpidos aceptando un riesgo tan grande y peligroso. No hay nada que nuestros líderes científicos y políticos puedan hacer para sustituir el inimaginable conjunto de nichos y las interacciones de los millones de especies que los ocupan. Si lo intentamos, como parece que estamos dispuestos a hacer, y aunque obtengamos algún éxito parcial, recordemos que no podremos dar marcha atrás. Los resultados serán irreversibles. Sólo tenemos un planeta y podemos permitirnos un único experimento. ¿por qué crear una amenaza mundial y correr un riesgo innecesario si existe una opción segura? Creo que si nos hemos puesto el nombre como especie de homo sapiens sapiens y queremos realmente hacer honor a ese nombre, la solución de Wilson, de reservar el 50% del Planeta a la Naturaleza, es la solución inteligente y sabia. Aquí, puedes leer las primeras páginas de ese viaje a la diversidad.

Finalmente, tal como hice el año pasado, añado a la lista de esos 15 libros para el bienvivir en español, un libro extra más, pero en este caso en inglés, con licencia de acceso libre y disponible completamente para descargar aquí.


"Doing the right thing. A value based economy" (Hacer lo correcto. Una economía basada en valores) ha sido publicado en este año que también ha sido origen del primer foro mundial de Nueva Economía con su carta NESI que indica que la meta y el objetivo de la economía es servir a las personas y al planeta. El libro “Doing the right thing” también aboga por una nueva economía, presentándonos esa nueva perspectiva sistémica de la economía donde está se relaciona entre sus cinco esferas: la cultural, la social, la de mercado, la de gobierno y la de la casa (oikos). Un libro sorprendente para entender economía que es ofrecido por Arjo Klamer, profesor en la universidad de Erasmus, que mantiene la única cátedra en economía cultural de mundo. Después de haberlo leído, hago propias las siguientes recomendaciones perspicaces que encabezan ese libro:

“Este es el libro más inquietante que he leído.” Estudiante con honores de la Univesidad Erasmus

“Hacer lo correcto” es al mismo tiempo una súplica para los pensadores económicos de volver a sus raíces en la moral filosófica, y para los pensadores sociales y políticos de reorientar los asuntos prácticos lejos de la “jaula de hierro” de la obsesión económica, considerando otros valores que no sean una noción técnica definida de “eficiencia”. Klamer nos pide redireccionar la economía política del instrumentalismo del economista para en su lugar incorporar un conjunto más amplio de valores en la discusión de la “buena sociedad”. Pete Boettke, profesor de economía y filosfía en la universidad George Mason

“Hacer lo correcto de Arjo Klamer es un manifiesto para todo el mundo. Sirve también para cualquier copartícipe cultural que sabe que al final es la cultura lo que importa. ¿Es proactivo, altruista, enfocado en una cultura, una política y una economía sostenible basada en valores? Léalo y descúbralo. Leer a Klamer puede ser lo correcto.” Slawek Magala, profesor emérito en la universidad Erasmus

Desde esta perspectiva de “hacer lo correcto”, agradezco a los autores de estos 15 libros por mostrarnos sus puntos de vista, que mayormente creo que están en lo correcto, y poner el foco en nuestra subespecie de auténtico homo sapiens sapiens, que siente, piensa y actúa desde una óptica del bienvivir donde nos beneficiamos a nosotros mismos, a los demás e intentamos perjudicar lo mínimamente posible al Planeta.



Artículos de este blog con temática similar que te pueden interesar:





lunes, 11 de diciembre de 2017

¿Cómo encontrar sentido a la vida ante el colapso?

Decía Viktor Frankl en su obra “El hombre en busca de sentido” que “Quien tiene una razón para vivir, acabará por encontrar el cómo”. En tiempos de colapso sistémico esta frase cobra una nueva dimensión, puesto que el posible fin de la civilización activa muchos resortes en la psique humana y es más necesario que nunca tener razones para no desesperarse ante los múltiples problemas, quizá irresolubles, a los que nos enfrentamos.

Hay muchas personas que ya han experimentado el colapso en sus carnes a través de la pobreza principalmente, una situación que cada vez parece más difícil de escapar en un ambiente de polarización socio-económica. Y aún así, parece que el ser humano se adapta a casi cualquier cambio de condición. Lo que antes nos parecía inaceptable, hoy es la nueva norma, y así es cómo avanzamos hacia el precipicio si no nos detenemos a cuestionarnos los nuevos paradigmas sociales, económicos y ecológicos.

O bien aceptamos los cambios que se van dictando según el programa actual, o bien fortalecemos nuestra capacidad para rechazarlo y buscar una alternativa. Sea cual sea el caso, la posibilidad de colapso nos hace enfrentarnos a nosotros mismos, invitándonos a evaluar nuestra vida. Porque ya sea para vivir hacia el colapso, o hacia la transición, nos hace falta una base bien sólida que nos permita escalar hasta cotas antes impensables.

Viñeta de Mana Neyestani

El colapso es la guerra. La lucha por la transición de modelo también es la guerra. Y en toda guerra el individuo se enfrenta a la muerte, en este caso inicialmente espiritual, para transcender hacia una nueva forma de ser. Todo lo que apreciamos de la vida está en juego, es la batalla final de la humanidad contra sí misma, contra los impulsos primarios que nos han permitido llegar hasta aquí pero que ahora nos empujan al fracaso. Lo que importa no es ganar o perder, puesto que el fin es seguro para todos, pero lo que sí que importa es descubrir y abrazar nuestra humanidad, pues ¿qué sentido tiene la vida si no la vivimos desde la mejor versión de nosotros mismos?

Irvin D. Yalom en su trabajo “Terapia existencial” afirma que una vez encontrado el significado a nuestra vida, nuestra verdad, surgen los valores. Pero que también es verdad que cada hombre decide cuánta verdad quiere soportar. La verdad hiere, aunque sólo sanando nuestras heridas podemos sanar a otros.

Éste es quizá un tema que encadena bien con el pensamiento expresado en “El último mesías” de Zapffe. El ser humano es una abominación de la naturaleza, ha desarrollado una cornamenta intelectual que lo aboca a la desesperación existencial, pero por suerte hay mecanismos que permiten encontrar cierto sosiego. El aislamiento del pensamiento existencial (si no lo piensas, no importa), el anclaje en ciertas verdades (instituciones, religión, etc), la distracción, y la sublimación, que es el uso de habilidades artísticas o estilísticas para canalizar nuestra energía. En cierto modo las cuatro están relacionadas, porque muchas veces es necesario distraerse del horror vacui, o encontrar solaz en alguna filosofía, o expresar alguna idea original. Y el cómo navegamos con estas capacidades nos permite conectar con otros.


"En estados depresivos, la mente sería la representación de tal cornamenta,
con todo su fantástico esplendor clavando en el suelo a quien la porta." - Zapffe


Según la teoría de gestión del miedo (Greenberg, Solomon, Pyszczynski), el terror que nos causa el conocimiento subconsciente de nuestra limitada existencia lo canalizamos a través de valores culturales. De alguna manera necesitamos creer y participar en algo que nos sobreviva, es nuestro pasaje hacia la inmortalidad. La posibilidad de colapso sistémico nos fuerza a revisar nuestras creencias y nos hace cuestionar la validez de cualquier proyecto de vida. Incluso nuestra autoestima está amenazada si no estamos en consonancia con la cultura que nos rodea, y eso nos puede hacer perder la esperanza.

Es por eso que cualquier proyecto de transición debe empezar por la reflexión personal, por encontrar algo en nosotros mismos en lo que confiar. Por suerte el ser humano también posee la capacidad de amar, no sólo a otras personas, si no también a ideales que lo mueven a actuar. Es esa capacidad de apreciar algo lo que nos ayuda a encontrar sentido a nuestras vidas, y aunque no lo podemos cuantificar, hay una progresión en esa capacidad y en la expresión de nuestro ser cuanto más la desarrollamos.

La capacidad de amar es limitada cuando nuestra conciencia todavía es tierna, pero se expande cada vez que la desarrollamos cuestionando nuestra existencia. Cuanto más avanzamos y dudamos, más expuestos estamos al sufrimiento, sin embargo en nosotros se desarrolla una capacidad especial para conectar con nuestros semejantes a diferentes niveles. Y es desde esa posición que la búsqueda de sentido se resuelve, confluye en un estado de ser que aprecia lo que es y puede ser, y que colabora en la transformación de otros.

El colectivo puede surgir de muchas maneras. Puede ser meramente un proyecto de supervivencia o enriquecimiento material como podría decirse de la sociedad actual, pero también puede ser un reto para la trascendencia personal. Este tipo de colectivo surge de la necesidad de poder confiar en los demás, en ver luz y querer ser luz. No es algo que pueda imponerse, pero a medida que los cimientos de lo actual se tambaleen, es más que probable que surjan más y más voces que digan ¿por qué no otra cosa?

La espera puede ser inquietante, pues es algo que puede que no llegue nunca, por suerte podemos embarcarnos en proyectos personales que nos preparen o que señalen al mundo que ya estamos listos. Y si alguna vez llega el momento entonces podremos responder con voz alta y clara, que con colapso o sin él estamos descubriendo nuestra divinidad humana.

martes, 5 de diciembre de 2017

Una caminata a través del tiempo: una asombrosa experiencia para el bienvivir

“Echemos otro vistazo a ese puntito. Ahí está. Es nuestro hogar. Somos nosotros. Sobre él ha transcurrido y transcurre la vida de todas las personas a las que queremos, la gente que conocemos o de la que hemos oído hablar y, en definitiva, de todo aquel que ha existido. En ella conviven nuestra alegría y nuestro sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas económicas, cazadores y forrajeadores, héroes y cobardes, creadores y destructores de civilización, reyes y campesinos, jóvenes parejas de enamorados, madres y padres, esperanzadores infantes, inventores y exploradores, profesores de ética, políticos corruptos, superstars, «líderes supremos», santos y pecadores de toda la historia de nuestra especie han vivido ahí... sobre una mota de polvo suspendida en un haz de luz solar.

La Tierra constituye sólo una pequeña fase en medio de la vasta arena cósmica. Pensemos en los ríos de sangre derramada por tantos generales y emperadores con el único fin de convertirse, tras alcanzar el triunfo y la gloria, en dueños momentáneos de una fracción del puntito. Pensemos en las interminables crueldades infligidas por los habitantes de un rincón de ese pixel a los moradores de algún otro rincón, en tantos malentendidos, en la avidez por matarse unos a otros, en el fervor de sus odios.

Nuestros posicionamientos, la importancia que nos auto atribuimos, nuestra errónea creencia de que ocupamos una posición privilegiada en el universo son puestos en tela de juicio por ese pequeño punto de pálida luz. Nuestro planeta no es más que una solitaria mota de polvo en la gran envoltura de la oscuridad cósmica. Y en nuestra oscuridad, en medio de esa inmensidad, no hay ningún indicio de que vaya a llegar ayuda de algún lugar capaz de salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo hasta hoy conocido que alberga vida. No existe otro lugar adonde pueda emigrar nuestra especie, al menos en un futuro próximo. Sí es posible visitar otros mundos, pero no lo es establecernos en ellos. Nos guste o no, la Tierra es por el momento nuestro único hábitat.

Se ha dicho en ocasiones que la astronomía es una experiencia humillante y que imprime carácter. Quizá no haya mejor demostración de la locura de la vanidad humana que esa imagen a distancia de nuestro minúsculo mundo. En mi opinión, subraya nuestra responsabilidad en cuanto a que debemos tratarnos mejor unos a otros, y preservar y amar nuestro punto azul pálido, el único hogar que conocemos.”

Carl Sagan (“Un punto azul pálido”)



Esta extensa cita que dejó escrita Carl Sagan y que posiblemente nos haya hecho sentir y pensar sobre nuestra vida, nuestra sociedad y nuestro planeta, es la antesala a un tercer paso, también importante, para una plena toma de conciencia de nuestro lugar en el mundo, experimentarlo. Einstein decía que la única fuente de conocimiento era la experiencia y una de las propuestas de este artículo es llevar a la experiencia personal esas sensaciones y pensamientos que nos ha transmitido Sagan con su reflexivo párrafo. La segunda propuesta es llevar esa experiencia a un nivel colectivo y para ello propongo desarrollarla como una posible actividad educativa y familiar a conveniencia del facilitador. A mi parecer, esta actividad encajaría perfectamente en la semana de la ciencia que se suele celebrar en diferentes localidades y países alrededor del 11 de noviembre, día mundial de la ciencia para la paz y el desarrollo. 


Un viaje de mil kilómetros comienza con un paso


Hace unos días, coincidiendo con la semana de la ciencia, asistí a diversas actividades y en concreto una de ellas “Como descubrir a los mamíferos de nuestro entorno” ha sido el detonante de este artículo. Esta  actividad familiar se desarrolló en el paisaje protegido de Elía y consistía en un pequeño paseo para descubrir huellas, rastros y señales de diferentes mamíferos como el jabalí, el gato montés, el zorro etc. Durante el pequeño paseo me vinieron a la memoria dos actividades parecidas y también realizadas en familia que experimenté cuando vivía en el Reino Unido. Una era sobre una caminata con un experto en forrajeo, búsqueda de plantas y recursos comestibles en la naturaleza. Durante ese paseo nos enseñó distintas plantas, su uso comestible o su posible uso medicinal. A lo largo del camino se probaron varias plantas y finalizó, para disfrute de los niños, en un claro del bosque con un pequeño fuego para cocinar un rebozado de dientes de león. La otra actividad llamada en inglés “Deep Time Walk” (Paseo del Tiempo Profundo o Geológico) consistía en un recorrido o caminata a escala a través de la historia geológica y biológica de la Tierra. Será de esta última actividad sobre la que tratará todo el artículo.

 
“Deep Time Walk”. Un paseo a través de la eternidad


Stephan Harding, coordinador y profesor en el Master de Ciencia Holística del Schumacher College, es el creador de este paseo a través del tiempo. En él se trata de experimentar en nuestro cuerpo los 4600 millones de años de este planeta, este punto azul pálido que cita Carl Sagan. Como dice Harding, este es un número grandísimo que cuando se lo damos a los estudiantes apenas pueden imaginarlo porque quizás no tengan puntos de referencia sobre su magnitud y perspectiva. Lo que hace él y se suele hacer en los cursos del Schumacher College es caminar esa distancia, es decir, los 4600 millones de años temporales de la Tierra se convierten en 4,6 km espaciales. Por lo tanto, por cada metro que avanzamos vendría a equivaler al transcurso temporal de 1 millón de años.

"Largas partes de la caminata son silenciosas, como la vasta historia de nuestro planeta esperando una narración. Justo en el último paso, Stephan saca una cinta métrica: la civilización humana. Y en los últimos centímetros diminutos, la sociedad industrial moderna y todas nuestras innovaciones, hambre e impactos. Cuando vemos y sentimos la historia en esta escala, no podemos hacernos a un lado, es una experiencia profunda.”   Chris Nichols

Ese final es apoteósico, es un clímax indescriptible, te hace realmente empequeñecer. Después de hacer todo el recorrido con sus pertinentes hitos geológicos y biológicos explicados tan pasionalmente por Harding se llega a ese momento donde saca la cinta métrica del bolsillo. Como un mago con su varita que nos han entretenido a lo largo de un maravilloso espectáculo, va a mostrarnos su truco final, el que nos va a dejar la boca abierta y salir de esta experiencia perplejos y con un gran asombro. Señala esos últimos 20 cm. (200.000 años) con la aparición del homo sapiens…señala 1,3 cm la última edad de hielo...señala 0,2 mm, comienzo de la revolución industrial…  Esa larga caminata que nos ha llevado tanto tiempo con toda la historia geológica y biológica de la Tierra llega a ese pequeño punto negro, menor que un diezmilímetro. Son los últimos años del siglo XX y primeros de XXI, donde la humanidad está creando la sexta extinción, cambiando las condiciones climáticas y alterando la vida y geología del planeta. Es realmente un choque profundo de conciencia. Uno no se puede imaginar haber recorrido esa “eternidad en tiempo humano” de la Tierra para llegar a ese minúsculo punto negro donde transcurre nuestra vida presente. Ahora estamos en ese diminuto trazo y ya muy cerca, a una micra de distancia, para transformarlo profunda y rápidamente hacia algo catastrófico a nivel humano o quizás revertir la inercia de ese proceso.

Este es un video corto (en inglés) donde Harding explica su “Deep Walk Time”. Atención especial al momento cumbre, al final del video, cuando nos muestra esos últimos milímetros de nuestra estancia en la Tierra.



Aquí otra experiencia del "Deep Walk Time" con este otro video corto.




Otros dos efectivos pasos que nos cuesta experimentar a los humanos


“La extinción de la raza humana llegará por su incapacidad para comprender emocionalmente la función exponencial”  Edward Teller

También Albert Bartlett, profesor emérito de física de la universidad de Colorado, decía que el mayor defecto de la especie humana era nuestra incapacidad para comprender la función exponencial. Desde una perspectiva de nuestra lógica humana nos cuesta entender esta función matemática. Un ejemplo clásico es el problema de los nenúfares en el estanque.

“Supongamos que en un estanque hay un nenúfar que se multiplica al ritmo de dos por uno cada día: si el lunes hay un nenúfar, el martes serán dos. Conforme a ese ritmo, sabemos que el estanque estará repleto de nenúfares al cabo de 30 días. ¿En cuál de esos 30 días el estanque estará ocupado en su mitad por nenúfares? Aunque un razonamiento precipitado invita a responder que el día 15, la respuesta correcta es el día 29: ese día la mitad del estanque se hallará cubierta de nenúfares, de tal suerte que al multiplicarse éstos por dos la jornada siguiente los nenúfares cubrirán toda la superficie. El día 28 los nenúfares ocuparán una cuarta parte del estanque, el 27 una octava parte y el 26 un dieciseisavo.”  Carlos Taibo (“En defensa del decrecimiento”)

Esta metáfora es explicada por Carlos Taibo para mostrarnos la problemática central de los límites del crecimiento y de los recursos con los que el planeta cuenta. Así cuando estamos en el día 26, a sólo 4 días de rebosar el estanque, vemos que sólo ocupa una dieciseisava parte y la mayor parte del estanque (15/16) está limpio. A primera vista parece que no existe ningún problema, sin embargo, estamos sólo a 4 días de su rebosamiento.



Por otra parte, en un artículo que escribí hace tiempo, hacía mención al efecto perspectiva (overview effect) que experimentaban los astronautas al observar la Tierra desde el espacio. Según cuentan muchos astronautas, esta es una experiencia que les ha cambiado profundamente. Como decía Yuri Gagarin, la primera persona en viajar al espacio:

“En cuanto ves a la Tierra desde lejos, te das cuenta de que es demasiando pequeña para el conflicto, pero suficientemente grande para la cooperación.”

No es posible que todos volemos hacia el espacio para experimentarlo. Quizás se pueda hacer algo a nivel de realidad virtual. Fred Hoyle, anteriormente al primer vuelo espacial, predijo que cuando tomáramos la primera imagen de la Tierra desde el espacio exterior, habría nacido una nueva y poderosa idea para la historia de la humanidad. Tenemos ya esas imágenes maravillosas y en cierto sentido si se está tomando conciencia y está expandiéndose entre la gente, pero aún queda mucho trabajo para una toma de conciencia global.

Si no somos capaces de entender o sentir lo que es la función exponencial, si no podemos volar al espacio para transformar nuestra visión sobre la Tierra, ¿qué podemos hacer para transformar nuestra conciencia con la Tierra? Del mismo modo que un acto de empatía es percibir lo que otra persona puede sentir y muchas veces hemos escuchado la metáfora “ponerse los zapatos de otro” para poder empatizar, ¿Por qué no ponerse los zapatos de la historia de la Tierra? No es sólo ponerse los zapatos de la Tierra sino ponernos nuestros propios zapatos porque nosotros vamos en ese mismo viaje y somos fruto de él.

Lo que es un poco más claro es que una caminata a través del tiempo es mucho más factible y sencillo para un mayor número de personas que entender la función exponencial o viajar al espacio. En ese paseo también se experimentará un “efecto perspectiva”, aunque este no será tanto a través de la vista como a través del cuerpo. Caminar esa distancia, sentirlo mayormente a través de nuestras piernas y llegar a esos últimos milímetros en los que ya no podemos físicamente dar pasos es una experiencia profunda que puede alterar nuestra conciencia como seres humanos de este planeta

En cierto sentido, tras ese paseo propuesto por Harding hay una experiencia emocional para comprender lo que es la vida y dentro de ella lo que es la vida humana. Si podemos comprender a nivel intelectual esa magnitud de tiempo, y lo experimentamos a nivel emocional, no me cabe duda de que estamos ante una toma de conciencia que prosigue sus pasos con posibles acciones hacia una regeneración de la humanidad.

Asimismo, creo que la metodología educativa de “aprender haciendo” es más efectiva que el simple discurso de lecciones y datos dados de forma racional. Estos últimos son sólo una parte de ese marco del elefante que es la toma de conciencia.  Se debe complementar con una toma emocional y experiencial. Sólo así podemos aproximarnos a esa gran perspectiva del planeta, de la vida y de la humanidad.

Llegados a este punto donde se ha tratado la parte racional y emocional de nuestra relación con la Tierra, la siguiente cuestión es ¿Cómo podemos experimentar ese viaje? He estado buscando en internet más datos sobre cómo hacerlo y entiendo que se puede experimentar de dos maneras, una individual y otra colectiva. Realmente, el modelo colectivo, con un grupo de personas y un guía, es más interactivo porque da lugar a diálogos y preguntas, además de sentirse acompañado en el viaje. Sin embargo, es una propuesta que necesita prepararse y de ahí mi sugerencia, que expondré seguidamente, para crearla activamente. Otro punto a favor de la experiencia colectiva, es que lo que he podido encontrar para experimentarlo individualmente está sólo en inglés y no es una forma inclusiva con todo el mundo. Sería necesario una re-elaboración o traducción para una mayor inclusión entre los que no entienden bien inglés.

 
Un camino individual y autoconsciente


Hace aproximadamente unos meses apareció una app (en inglés) llamada “Deep Time Walk” que intenta reflejar, a través de andar 4,6 km con un audio sincronizado a la distancia, la experiencia de la caminata propuesta por Harding. Esta es una app que ha ganado el premio al mejor diseño de aplicación móvil del verano 2017. Navegando a través de esa página web, se descubre que esta app tiene origen en dos proyectos diferentes. Por un lado, el creado por Harding en el Schumacher College en 2008 y por otra parte el creado en California en 1996 por Sidney Liebes, físico, científico y medioambientalista. Si tomamos como base el proyecto más antiguo, el de Liebes de 1996, vemos que trabajando para Hewlett Packard (HP) pudo poner en marcha su idea de “A Walk through time”  (Un paseo a través del tiempo) con la que llevaba tiempo trabajando y recogiendo datos. El resultado fue un paseo con 90 paneles grandes localizados a lo largo de una milla. Cada pie (distancia) equivalía a un millón de años de la historia de la Tierra. Conmemorando el día de la Tierra de 1997, se exhibieron esos paneles en diferentes oficinas de HP alrededor del mundo. Posteriormente ese legado se ofreció a la “Foundation for Global Community” (FGC) donde fue un importante proyecto con numerosos recursos para formar una conciencia global. Sin embargo, esta fundación cerró a finales de 2010 aunque sus recursos, entre ellos los del paseo a través del tiempo, siguen estando disponibles en la red.

“Mi paseo por el tiempo fue una experiencia inolvidable, sobrecogedora y humilde…” Jane Goodall

En resumen, las posibilidades para una experiencia individual que he podido hallar, están todas en inglés. La exhibición de paneles se pudo ver en muchas partes del mundo. Parece que se pudo visitar hace más de 12 años, con los textos en español, en Madrid, Barcelona y varios lugares de México. Posteriormente tras el cierre de la fundación (FGC) en 2010 no he podido encontrar nada más, salvo que los derechos del “Walk through time” pasaron a la fundación suiza “Stiftung Drittes Millennium” (Fundación para el tercer milenio). Para todos aquellos que se defiendan en inglés y quieran hacer un pequeño simulacro de caminar en los zapatos de la Tierra dejo aquí los enlaces del material encontrado.

  • APP “Deep Time Walk” con el guión de Stephan Harding para Android y Apple. Son 4,6 km de recorrido en donde un metro equivale a un millón de años.
  • APP “Walk through time” de prueba y gratuita a través de la plataforma de Apple (la definitiva está en construcción) en base al proyecto de Sidney Liebes. El recorrido se hace en 4600 pasos por lo que la distancia depende de la amplitud de la zancada.
  • Versión online de “A walk through time” (Un paseo a través del tiempo) con los 90 paneles originales a través de una línea de tiempo y la posibilidad de imprimirlos. El desafío aquí reside en que, si no caminamos, sino que sólo navegamos a través de los paneles, no somos conscientes del todo, de esa sensación y experiencia al caminar la distancia.
  • Libro “A walk through time: from stardust to us- the evolution of life on Earth” (Un paseo a través del tiempo: desde el polvo de estrellas hasta nosotros. La evolución de la vida sobre la Tierra), prologado por Sidney Liebes y escrito por Elisabet Sahtouris y Brian Swimme donde se recogen la ilustración de todos los paneles y nos lleva a través de su narrativa por ese asombroso viaje de la Tierra.
  • Libro “Earthdance: Living systems in evolution” (La danza de la Tierra: Sistemas vivos en evolución"), libro posterior al anterior y escrito por uno de sus autores, Elisabet Sahtouris, que está descargable gratuitamente en pdf en su página web.
  • Multimedia “An extraordinary moment” (Un momento extraordinario), video de 12 minutos que rastrea nuestra historia desde el Big Bang hasta nuestros días. Nos recuerda a todos que somos parte de una historia muy larga y rica. Cada uno de nosotros contribuye con un don único para ello, es decir, nuestra historia es compartida.


Un camino colectivo, cooperativo y dialógico


No he podido hallar en la red nada parecido en español con respecto al “Deep Time Walk” aunque es posible que se halla realizado en algún lugar algo parecido. Si alguien conoce algo puede comentarlo al final del artículo. Más en concreto, el Schumacher College en asociación con Efecto Mariposa realiza un certificado de 6 meses en ciencia holística en Colombia y Perú por lo que es posible que allí se pueda dar este paseo en español. De todos modos, la propuesta desde este artículo es despertar la curiosidad de biólogos, naturalistas, educadores, etc. para bien, tomar notas del material y enlaces sugeridos en el apartado anterior y hacerse un guion práctico sobre ese “Paseo del Tiempo Profundo o Geológico”, o bien, colaborar y realizar un material y guía común (wiki) en español que fuera posible transmitir esa experiencia en una caminata. Así mismo, también se podría hacer como proyecto escolar particular en estudios de secundaria o un proyecto colaborativo en común para re-elaborar una serie de carteles inspirados en los originales de Sidney Liebes. Estos carteles y mediante sugerencia de los correspondientes departamentos educativos hacia sus ayuntamientos podrían ponerse a lo largo de un recorrido o parque de esas municipalidades. Con ello se puede obtener diferentes sinergias en los diferentes nodos del bienvivir: salud (caminar, ejercicio en naturaleza), desarrollo personal (autoconciencia), familia (paseo de ocio en familia), trabajo (realización material del proyecto), comunidad (ser una de las pioneras en ofrecer algo novedoso y útil), economía (visitas a las localidades que lo ofrecen), medio ambiente (conciencia ecológica global) ...

Finalmente, a modo de tormenta de ideas, lanzo ciertas sugerencias para hacer un paseo a través del Tiempo.

  • Aunque lo ideal es que el paseo sea de 4,6 Km, se puede extrapolar esa distancia a ½ (2,3 km) o ¼ (1,15 km) o bien hacerlo con el sistema de medida en millas y pasos.
  • Aunque lo ideal es hacerlo en la naturaleza, también se puede hacer a través de una localidad. De hecho, el paseo que realicé con Stephan Harding fue en un contexto de la semana nacional de la ciencia del Reino Unido, realizada a través de las calles de Totnes y con una distancia aproximada de ¼ de los 4,6Km, es decir aproximadamente 1,15km.
  • Así mismo, la distancia, cualquiera que fuera, se podría hacer circular, es decir en lugar de ser en línea recta, se podría empezar y acabar en el mismo punto o punto próximo, para no tener que volver al lugar de partida.
  • Lo ideal es que la persona (o quizás personas) que guíe el paseo, sea un biólogo, que tenga muy claros los conceptos evolutivos, por aquello de que sea experto en la materia y pueda solventar preguntas de los asistentes. No obstante, cualquier persona que se prepare bien a través de ese posible material en común, con motivación y pasión también podría ejercer de guía si no se encuentra a un biólogo o naturalista.
  • Es una actividad que se presta para hacerlo varias veces al año, especialmente el 22 de Abril, día de la Tierra, el 5 de junio, día del Medio Ambiente y la semana de la ciencia, hacia el 11 de Noviembre. También puede hacerse como concienciación en actividades esporádicas a lo largo del año, por un departamento, museo o instituto con temas medioambientales y educativos.


Un último paso final y personal para la curiosidad y el asombro


“Los que contemplan la belleza del mundo encuentran reservas de fortaleza que los acompañarán durante toda la vida.” Rachel Carson

Volviendo al principio del artículo y recordando las inspiradoras citas de Carl Sagan y Rachel Carson me vienen a la mente las fortalezas de la curiosidad y de la apreciación de la belleza (asombro) pertenecientes principalmente a las virtudes de sabiduría y trascendencia. En este posible cambio de paradigma, hacia lo que aquí llamamos bienvivir, la educación, la ciencia que se estudia en colegios, institutos, universidades, cursos abiertos… deberían tener una conciencia de trascendencia. Ambas fortalezas curiosidad y apreciación de la belleza (asombro) están fuertemente interrelacionadas, así como todas las demás. Sin embargo, muchas veces vemos el mundo en compartimentos estancos, pero más bien el mundo está hecho de sistemas. Sistemas que engloban a sistemas y son englobados por otros sistemas. En teoría, el más grande sistema que se ha podido hallar, es el que empieza con el Big Bang y a partir de ahí todos los demás han ido surgiendo y manteniendo unas relaciones de interdependencia, nuestra galaxia, el sistema solar, el planeta Tierra, la vida, el homo sapiens. Sin embargo, la narrativa principal que destaca en nuestro planeta y por la que se rigen muchas relaciones es la narrativa económica de homo economicus. Una narrativa que intenta excluir a nuestro homo cooperans interno. Para salir de esa narrativa y volver a nuestros orígenes de una narrativa de la vida, es necesario la curiosidad, fortaleza que muy bien desarrolló y nos contagió Carl Sagan con su obra y divulgación científica a lo largo de su vida. Además, la curiosidad hace salir a nuestro ego individualista de su corto espacio de miras. Es también necesario el asombro, la apreciación de la belleza. Rachel Carson, famosa por su libro, “La primavera silenciosa”, tiene otro libro trascendente y no tan conocido como el anterior “El sentido del asombro”. Este sentido que viene en nuestro equipaje genético, se desarrolla en la infancia y muchas veces se pierde en ese camino hacia la madurez. Necesitamos volver a traerlo al presente.  Hace poco, Catherine L’Ecuyer nos ha traido un maravilloso libro “Educar en el asombro” que incide en esa faceta. Finalmente, como decía Rachel Carson,



por ello, una posible forma de volver esa mirada a la Tierra, como hacen los astronautas desde el espacio, es caminar con sus zapatos, es decir, pasear a través del tiempo y las vicisitudes de ese lento y largo caminar de la Tierra, el surgimiento de la vida y muy posteriormente de nosotros, los humanos. Ese sí es realmente un camino educativo y ético. ¡Hagamos esa caminata!



Artículos de este blog con temática similar que te puedan interesar